Legado de Maceo en Fidel: La libertad no se mendiga, se conquista. #TenemosMemoria #CubaesNuestra

Tras pronunciar discurso durante el acto por el Centenario de la Protesta de Baraguá en el municipio

Este 15 de marzo se conmemora el aniversario 139 de la histórica Protesta de Baraguá, que tuvo en el Mayor General del Ejército Libertador Antonio Maceo Grajales, al principal paladín de la huestes cubanas allí presentes.

Memorable la acción que tuviera el Mayor General ante su homólogo español, Arsenio Martínez Campos, aquel 15 de marzo de 1878, al rechazar el convenio de paz conocido como Pacto del Zanjón, protagonizado en Mangos de Baraguá, territorio oriental de Cuba. Donde expresara: “No queremos paz sin independencia”, marcando así el camino de las luchas independentistas y perpetuándose en la historia como uno de los hombres más valientes y decorosos.

“La libertad no se mendiga, sino se conquista con el filo del machete”, Fidel nos traía un legado del Titán de Bronce. Hombre bravío que nos enseñó con su gesta revolucionaria, con sus ideas independentistas, su sacrificio y valentía que con el pueblo no se puede. La  gesta histórica de aquel día quedaría impregnada en la historia de la Revolución Cubana. Fidel, años más tardes, en el acto de Conmemoración del Centenario de la Protesta de Baraguá resaltaría:

“Venimos aquí para expresar nuestro profundo reconocimiento, nuestro cariño y nuestra admiración a aquel glorioso hecho histórico”.

En aquel acto celebrado en el municipio Julio Antonio Mella, Santiago de Cuba, el 15 de marzo de 1978 también dijo: “Porque lo esencial, lo esencial del problema es que Maceo no estuvo de acuerdo, en lo más mínimo, ni un solo segundo con el Pacto del Zanjón; Maceo no estuvo de acuerdo, ni vaciló un solo segundo, en rechazar la paz sin independencia; su propósito era rechazar el Zanjón y continuar la guerra.”

En la velada conmemorativa de los cien años de lucha, efectuada en La Demajagua, en Manzanillo, el 10 de octubre de 1968 aseguró:

 “Aquella década dio hombres extraordinarios, increíblemente meritorios, comenzando por Céspedes, continuando por Agramonte, Máximo Gómez, Calixto García, e infinidad de figuras que sería interminable enumerar. Y no se trata de medir ni mucho menos los méritos de cada cual —que fueron méritos extraordinarios— sino simplemente de explicar cómo se fue desarrollando aquel proceso y cómo en el momento en que aquella lucha de diez años iba a terminar surge aquella figura, surge el espíritu y la conciencia revolucionaria radicalizada, simbolizada en ese instante en la persona de Antonio Maceo, que frente al hecho consumado del Zanjón —aquel Pacto que más que un pacto fue realmente una rendición de las armas cubanas— expresa en la histórica Protesta de Baraguá su propósito de continuar la lucha, expresa el espíritu más sólido y más intransigente de nuestro pueblo declarando que no acepta el Pacto del Zanjón. Y efectivamente, continúa la guerra.”

Sobre el General Antonio, en el acto solemne de homenaje a los natalicios de Maceo y Che, en El Cacahual, el 15 de junio de 2002 sentenció:

“General Antonio Maceo, los cubanos de hoy, educados en tu inmortal ejemplo, habrían compartido contigo el honor de estar junto a ti el día glorioso que le respondiste al representante del poder colonial español: No queremos paz sin independencia”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s