MANIFIESTO DE MONTECRISTI. PIEDRA ANGULAR DE LA REVOLUCIÓN DEL 95. #NuestroMartí

Por: José Luis Alonso Lanza

Un 25 de marzo, casi tres meses después que Mayia Rodríguez y Enrique Collazo, junto a Martí, firmaran la orden de alzamiento, se da al conocimiento público, lo que se ha dado por determinar, y yo discurro de igual forma, como una irrebatible muestra de unidad y solidez de la revolución cubana para organizar la guerra del 1895, exponiendo los estrechos criterios entre las dos generaciones vinculadas en esta lucha por la libertad de Cuba, esa vinculación dada entre los pinos nuevos y los pinos viejos, pero sobre todo, esa amistad profunda como resultado de ese sentimiento común por Cuba, que compenetraba a dos grandes hombres de nuestra historia: Gómez y Martí, el Manifiesto de Montecristi.

Este manuscrito, documento oficial del Partido Revolucionario Cubano (PRC), firmado por Martí y Máximo Gómez, en la localidad de Montecristi, en Santo Domingo, radica su importancia, en que en él se plasma, se hace hincapié, las razones que vienen a ser paradigma de la liberación de la Isla, es considerado con un gran alcance sensible, por el marcado sentido humanístico en que se explica que es una guerra necesaria, “generosa y breve” dejando bien detallado es una guerra, no contra el español, sino contera el régimen colonial, así alertando sobre el “insensato y jamás en Cuba justificado temor a la raza negra”. Expresa de hecho un hecho llevado a cabo por intereses mezquinos, tal y como se caracteriza al PRC, por Martí, en sus estatutos, por lo que expresa abiertamente:

 La guerra no es, en el concepto sereno de los que aun hoy la representan, y de la revolución pública y responsable que los eligió, el insano triunfo de un partido cubano sobre otro, o la humillación siquiera de un grupo equivocado de cubanos: sino la demostración solemne de la voluntad de un país harto probado [para lanzarse a la ligera, viva aun la herida de] en la guerra anterior para lanzarse a la ligera en un conflicto sólo terminable por la victoria o el sepulcro, sin causas bastantes profundas para sobreponerse a las cobardías humanas y sus [hábiles] varios disfraces, y sin determinación tan respetable por ir firmada por la muerte que debe imponer silencio a aquellos cubanos menos venturosos que no se sienten poseídos de igual fe en las capacidades de su pueblo ni de valor igual con que emanciparlo de su [infamia] servidumbre…

 Martí, y Gómez, reafirman en este documento que: La guerra no es,… sino la demostración solemne de la voluntad de un país harto probado en la guerra anterior…, dejando muestra de la comunión dada entre los que bien ha definido el apóstol como los pinos nuevos y los pinos viejos, esa vinculación a la que ya hemos hecha referencia sobre los iniciadores de la Guerra de los 10 años en Yara, y los continuadores de 1895, y yo diría además, de todos los tiempos, algo que se pone de manifiesto en el documento cando recalca:

 Entre Cuba en la guerra con la plena seguridad, inaceptable sólo a los cubanos sedentarios y parciales, de la competencia de sus hijos para obtener el triunfo por la energía de la revolución pensadora y magnánima, y de la capacidad de los cubanos, cultivada en diez años primeros de fusión sublime, y en las prácticas modernas del gobierno y el trabajo, para salvar la patria desde su raíz de los desacomodo…

Pienso, que al igual que aquel 25 de Marzo de 1895, a 122 años de la firma del Manuscrito de  Montecristi, firmado por Gómez y Martí, nosotros herederos de todo ese legado martiano, también podemos proclamar:

Hoy, al proclamar desde el umbral de la tierra venerada el espíritu y doctrinas que produjeron [y e inspiran] y alientan la guerra entera y humanitaria en que se une aún más el pueblo de Cuba, invencible e indivisible, séanos lícito invocar, como guía y ayuda de nuestro pueblo, a los [sublimes ejemplares] magnánimos fundadores, cuya [obra] labor renueva el país agradecido, -y al honor, que ha de impedir a los cubanos [mancillar o] herir, de palabra o de obra, a los que mueren por ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s