En fotos, senderos de la historia trazados en la Quinta de los Molinos (II)

La Quinta de los Molinos, La Habana. Foto: Alexis Rodríguez/ Habana Radio.

Diversas han sido las funciones que ha cumplido este jardín botánico a lo largo de su historia; así lo constata el investigador Luis Abreu González, autor del libro Historia de la Quinta de los Molinos, publicado por Ediciones Boloña en el año 2014.

Al recurrir a esta fuente documental, encontramos que a mediados de febrero de 1872, acogió alrededor de veinte estudiantes de Medicina, entre ellos Fermín Valdés Domínguez, condenados a pena de cárcel por un supuesto crimen por el cual ya habían pagado con sus vidas 8 jóvenes inocentes en noviembre de 1871. También en este hermoso jardín, en 1893, se celebró la visita de la infanta Eulalia de Borbón.

Tres años después, una pequeña parcela de sus espacios fue cedida al Instituto de Segunda Enseñanza para ser utilizada en las clases prácticas. Se conoce, además, que el inmueble construido a su interior sirvió de casa de verano a 40 gobernadores españoles hasta 1899 cuando culminó la dominación colonial española en la Isla. Casi dos meses después de aquel suceso, la Quinta de los Molinos acogió al General en Jefe del Ejército Libertador, Máximo Gómez y su Cuartel General. Y que en el periodo republicano, fue sede de exposiciones nacionales que pretendían mostrar los adelantos del país en el sector industrial, de la agricultura y la ganadería.

Pero desde 2006, tras un proceso de restauración general acometido por la Oficina del Historiador de la Ciudad, la Quinta de los Molinos se ha convertido en un espacio donde la interacción con la naturaleza propicia el acercamiento a un nuevo mundo de conocimientos.

Su ubicación ha favorecido el papel que juega en la educación ambiental de los ciudadanos, gracias a la cantidad de visitantes que atrae. Por eso ha creado hasta el momento cuatro grandes programas orientados hacia los más diversos públicos.

El primero de estos, dirigido a niños y adolescentes, consta de 18 talleres de educación ambiental con los que se benefician los alumnos de las escuelas cercanas de la comunidad cada semana.

Otro, cuyos resultados son esperanzadores, es el llamado “La Quinta por la inclusión social” diseñado para niños y jóvenes con necesidades educativas especiales, fundamentalmente con Síndrome Down o del espectro autista. “La mayoría de estos muchachos, después que cumplen los 18 años de edad, van para sus casas. Este proyecto surge en el año 2011 con el objetivo de crear diversos talleres donde ellos aprendan habilidades y socialicen una vez terminada la etapa escolar. Entre los talleres que hacemos están: jardinería, terapia asistida con animales, fotografía, psicoballet, cinedebate, plástica y manualidades.”, apuntó Isis Contreras.

http://www.cubadebate.cu/especiales/2018/08/18/los-senderos-de-la-historia-trazados-en-la-quinta-de-los-molinos-i/embed/#?secret=I0CBeewrNk

Los adultos mayores también encuentran su espacio allí. El segundo proyecto, que tiene a los abuelos de casa como público meta, cuenta con la orientación de una psicóloga que mediante charlas los exhorta al mejoramiento de la calidad de vida en esta etapa. Además, en este medio natural y libre de contaminación también pueden disfrutar de sesiones de taichí u orientarse en el uso de las nuevas tecnologías.

El cuarto programa social de la Quinta de los Molinos está dirigido al público en general para el cual periódicamente realiza festivales, muestras expositivas y conferencias dedicados a especies exóticas como el Bonsai o las orquídeas, y también incluye las visitas guiadas que realiza de jueves a domingos a las 10:30 am para acercar a las personas a su patrimonio natural.

Pero el trabajo social que esta institución realiza se extiende más allá de las verjas de la Quinta de los Molinos, para brindar atención veterinaria y alimenticia a los animales y áreas verdes del Centro Histórico habanero, así como la implementación de la campaña de esterilización y desparasitación masiva de mascotas.

A ello se suma que el 20 de junio de 2015, la Quinta de los Molinos se convirtió en el primer sitio del país en albergar un mariposario, un espacio cerrado cuyo objetivo es mantener las condiciones de humedad, temperatura y alimentación adecuadas para la exhibición y reproducción de las mariposas.

Frente a la inminente pérdida de este especie en la ciudad a causa de los inevitables insecticidas de las fumigaciones, el desconocimiento de los habitantes y la contaminación ambiental, surge este proyecto como un viejo anhelo de la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana, la organización civil Patrimonio, Comunidad y Medio Ambiente, y la propia institución para la preservación de esta especie vulnerable y también para, a través de la interacción del público con estos insectos, lograr una mayor sensibilización y cuidado de los mismos.

Al interior de este jardín en medio de la ciudad, se destinó un área pequeña de 168 metros cuadrados que con las tecnologías necesarias para su desarrollo nos acerca al ciclo vital de las mariposas. Se trata de una estructura metálica, con un sistema de mayas, que las resguarda de sus mayores depredadores que son las lagartijas, las aves y las arañas.

“Dentro del mariposario hay mucho calor – afirma la especialista – porque la mayoría de los insectos, y más las mariposas, son de sangre fría, y las altas temperaturas son las que favorecen el vuelo.”

A imagen y semejanza de su hábitat natural, el primer mariposario de Cuba cuenta con más de 30 especies de plantas que incluyen las de tipo hospederas para sus larvas y las productoras de néctar que permiten la alimentación de los ejemplares adultos.

Numerosos especialistas velan por el cuidado y reproducción de cada una de las mariposas que viven allí, teniendo en cuenta las características de cada una de las especies.

“Cada mariposa pone sus huevecillos en una planta específica; la técnica que se ocupa de este lugar sabe identificarlas, recoge los huevitos diariamente y los lleva para un laboratorio donde las condiciones están creadas para mantener la especie. Cuando está en la etapa de crisálida, la traemos nuevamente para el mariposario para que salga la mariposa. Esto lo hacemos porque si dejamos los huevitos aquí y llueve, perderíamos algunos ejemplares. Teniéndolos en el laboratorio garantizamos la sobrevivencia de estos en condiciones artificiales porque en su estado natural tienen depredadores y otros factores que hacen que las mariposas vivan poco tiempo”, advierte Contreras.

Gracias a estos exquisitos cuidados, el mariposario de la Quinta de los Molinos cuenta entre sus logros la sobreviviencia de más de 200 mariposas monarcas en el mes de abril, junto a otras especies cubanas y foráneas.

Hacer partícipes de estos resultados al público que los visita, contribuye a lograr un mayor acercamiento al complejo mundo de dichos insectos. En este sentido, el reto también está en concientizar aún más a las nuevas generaciones para que comprendan que la existencia de estos seres alados en nuestra ciudad depende de cada uno de nosotros.

En este empeño de incrementar la educación ambiental de nuestros ciudadanos, trabajan diariamente los especialistas de la Quinta de los Molinos que mediante recorridos y visitas comparten consejos para cuidar nuestro medio ambiente, y en especial, adornarlos con las mariposas.

Así, la Quinta de los Molinos, con más de dos siglos de existencia, se consolida como un sitio de valores históricos, científicos y naturales a los que se suman otros de carácter socioeducativo para, como dijo el maestro José Martí, enseñarle a nuestra sociedad “el abecedario de la naturaleza.”

En ese empeño, este espacio verde en medio de la ciudad nos incita a recorrer sus senderos y constatar así que la naturaleza también es parte imprescindible de nuestro patrimonio nacional.

La Quinta de los Molinos, La Habana. Foto: Alexis Rodríguez/ Habana Radio.

La Quinta de los Molinos, La Habana. Foto: Alexis Rodríguez/ Habana Radio.

La Quinta de los Molinos, La Habana. Foto: Alexis Rodríguez/ Habana Radio.

La Quinta de los Molinos, La Habana. Foto: Alexis Rodríguez/ Habana Radio.

La Quinta de los Molinos, La Habana. Foto: Alexis Rodríguez/ Habana Radio.

La Quinta de los Molinos, La Habana. Foto: Alexis Rodríguez/ Habana Radio.

Tomado de Habana Radio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s